¿Tu salario te enamora? Tipos de salario emocional

Cuando realizamos nuestro trabajo con amor, hacemos que nuestro día valga la pena, en este mes recordaremos que la retribución es un factor importante, y no es una cuestión meramente económica.

 

Aquello intangible que la empresa nos ofrece como complemento al sueldo se le llama salario emocional.  Esta retribución es lo que nos hace sentir más cómodos, productivos y valorados, además de permitirnos tener la calidad de vida que esperamos.

El salario emocional también tienen un impacto directo en el compromiso que el colaborador tiene con la visión de la empresa, como consecuencia un clima laboral saludable, y por ende, mayor permanencia.

El día de hoy platicaremos algunos de los tipos de salario emocional más comunes. ¡Descubre cuál es el que roba tu corazón!

  • ¿Tienes una cita con el doctor? ¿Tu hijo tiene un festival en la escuela y requieres llegar un poco tarde? Es bueno saber que la empresa tiene flexibilidad, y comprende la importancia de medir la productividad no sólo en horas de trabajo, sino también en la motivación c
    on la que se desempeñan las actividades.

 

  • En ocasiones tenemos algún familiar enfermo que requiere de tus cuidados, quizá necesitas despejarte de la rutina, o incluso simplemente te parece maravillosa la idea de viajar. Las herramientas tecnológicas nos brindan la oportunidad de trabajar a distancia, desde casa, e inclusive en otra ciudad o país. Otorgar días para esto es una forma de retribución.

 

  • ¿Tu hijo requiere atención y cuidado mientras estás trabajando? Que la empresa te brinde un espacio para cuidar a “tus bendiciones”, o bien, que se te apoye con el tema de guardería para niños pequeños y grandes, es de alguna manera, valga la redundancia, una bendición.

 

  • Ochos horas de trabajo sin parar pueden llegar a generarte estrés, estar en el mismo lugar por mucho tiempo resulta cansado, y en ocasiones, tedioso. Contar con “espacios de distracción”, como salas de juegos, televisión, gimnasio o simplemente un espacio de descanso, es una herramienta útil para llegar al trabajo con singular alegría y permanecer con mayor entusiasmo.

  • Es genial sentirse considerado y con un trato especial el día que cumplimos un año más de vida, puedes optar la famosa “celebración Godín”, con tu escritorio lleno de globos, mensajes de tus compañeros, algún regalo, o quizá valoras más que se te otorgue el día de tu cumpleaños libre.

  • Estar en constante crecimiento es fundamental para sentirse satisfecho con tu persona. Cuando la empresa decide invertir en cursos, capacitaciones y talleres para sus empleados, aunque no estén relacionados directamente con su labor, automáticamente subimos a otro nivel, y nos hace sentir que estamos creciendo y mejorando.

  • Cuando alguien se esmera en su trabajo lo hace por convicción, sin embargo, siempre es motivante recibir un reconocimiento por la labor realizada. Cabe mencionar, que las palabras de aliento, los pequeños detalles, otorgar tiempos libres, e inclusive una simple palmadita, pueden ser considerados y valorados como una premiación al esfuerzo.

  • ¡Ayudar a otros es de grandes! Fomentar el voluntariado como dinámica laboral, es una acción que enriquece tu persona más de lo que te imaginas, al invertir en la felicidad de alguien más, estamos invirtiendo en nuestro propio bienestar.

Existen otros tipos de apoyo o beneficios que puedes recibir por parte de la empresa, tales como acceso a cafetería, lockers, comedor subsidiado, transporte,  descuentos en tiendas, cines, librerías, o bien, con becas en programas de formación continua educativos para familiares o para el propio empleado, planes de jubilación, etc. ¿Ya sabes cuál es tú favorito?

Todos somos distintos, por ello es importante escuchar el salario emocional que cada uno prefiere. Sin embargo, lo importante es hacer las cosas con devoción y amor, de esta manera cosecharemos la mejor retribución.

Deseamos que este  mes del amor y la amistad se fortalezca el compañerismo en tu oficina, que cada acción que realices brinde amor en tu vida y en los que te rodean. Recuerda llegar a tu oficina con un saludo acompañado de una gran sonrisa, es un detalle que no cuesta nada, pero tiene un impacto significativo en quien lo recibe. (y cuenta como salario emocional)

¡Enamórate de tu trabajo, de tu salario emocional y disfruta la vida!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *