¿Qué tan importante son las decisiones justas en la motivación laboral?

Como todos sabemos, la justicia es un elemento básico en la convivencia de un grupo de individuos, y si se maneja de manera correcta, es un incentivo importante en la motivación laboral. Sin embargo, es una virtud con diferentes matices que hace compleja su comprensión y aplicación. 

La experiencia histórica ha dictado sucesos injustos derivados de hombres de poder, precisamente porque “les convenía”, o por lo menos eso estaba dentro de sus creencias. Esto sucede también en diferentes ámbitos de nuestra vida, por supuesto también en el laboral.

¿Consideras que las decisiones que se toman en tu trabajo son injustas? Es importante reflexionar de qué manera se está manejando este concepto, como una virtud aplicada correctamente o desde la conveniencia propia.

La confusión radica en centrarnos principalmente sólo en lo que nos corresponde o afecta directamente, y dejar de lado lo que “yo también debo” en justicia a los demás. Es importante entender que la justicia funciona a través de la capacidad que tenemos de reconocer nuestro deber.

A continuación se muestran algunos puntos considerar que ayudarán a ejercer la justicia en el ámbito laboral:

  • Reconoce y respeta los derechos de tus compañeros de trabajo. Todos por igual.

 

  • Toma todas las situaciones de manera objetiva, dejando de lado prejuicios, relaciones interpersonales, etc. Recuerda que ser justo implica no actuar de la misma manera siempre, ya que todo depende de la realidad y trato de cada persona.

  • Reconoce la necesidad real, tanto profesional como personal de tus compañeros de trabajo, esto es indispensable al momento de dar a cada uno lo que le corresponde.

  • Infórmate a través de fuentes fidedignas sobre cuáles son los verdaderos derechos y su relación con el derecho natural. De esta manera apreciarás un panorama que va más allá del derecho a recibir un salario justo o los beneficios laborales que manda la ley.

  • Cumple con los pactos, tiempos y promesas realizadas. No necesariamente tienen que ser promesas bajo contrato firmado, lo prometido a través de la palabra tiene tanto valor como lo escrito.
  • No juzgues a otros sin tomarte el tiempo de conocerlo, o conocer su situación real. Todos tenemos una historia y todos merecemos respeto.

  • Respeta la propiedad material e intelectual de tus compañeros. Reconoce el trabajo bien hecho de cada una de las personas con las que compartes tiempo y espacio.

  • Sé sincero y transparente con tus compañeros y jefes. La honestidad va de la mano con la justicia, no podemos exigir justicia si no estamos siendo coherentes con nuestros pensamientos y acciones.

La justicia bien empleada y concebida por cada miembro del equipo de trabajo es un factor que impactará de forma positiva en la productividad de una empresa.  Por ello, es importante dedicar un tiempo para reflexionar cómo contribuimos al logro de la aplicación de justicia como una virtud que inyecte en cada empleado una dosis de compromiso, eficiencia y vibra positiva.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *