Diseño de puestos y medición de trabajo, su enfoque e importancia

Diseñar un puesto es un proceso que tiene la finalidad de determinar la naturaleza de un puesto de trabajo, señalando sus actividades, funciones y objetivos. Permite a la empresa tener claridad en sus actividades. A su vez, hace posible la medición de trabajo, dando un valor al cargo.

Ambas herramientas tienen el objetivo de la mejora continua ligada al éxito de toda organización. A continuación se menciona un poco de ambas herramientas de acuerdo a su enfoque y función.

Para el diseño de puesto es necesario especificar las actividades que realizará el individuo o quien ocupe el cargo. En él se incluye la respuesta a seis preguntas:

  • ¿Quién?
  • ¿Qué?
  • ¿Dónde?
  • ¿Cuándo?
  • ¿Por Qué?
  • ¿Cómo?

La respuesta determinará características físicas y mentales de la fuerza de trabajo, así como especificación de las tareas a realizar, la ubicación, el horario de trabajo, el objetivo del puesto y cómo se medirá el desempeño del mismo.

Diseñar un puesto de trabajo  requiere de métodos como: la observación, realización de de entrevistas, conocimiento de las necesidades del puesto, determinación de metas y objetivos, posterior a ello se realiza un perfil de puestos. Sin embargo, existen tendencias que afectan estas decisiones, tales como la calidad del trabajador y su nivel de exigencia, una capacitación cruzada ocasionada por un trabajo que requiera de múltiples habilidades, o que el empleado intervenga en el diseño basándose en su enfoque. Por ello se recomienda la objetividad, y si es posible tener claro el puesto antes de que un trabajador se desempeñe en el mismo.

En este proceso se recopila toda la información referente a conocimiento, nivel de estudios, experiencia, funciones a desempeñar, así como también aptitudes y características de personalidad. Toda esta información funciona para definir lo que la empresa espera del empleado que cubra el puesto. Teniendo como base esto, se pueden desarrollar planes de capacitación adecuados.

Pero no es posible darle un valor a un puesto de trabajo sino existe un método de medición. El objetivo es establecer tiempos y estándares que permitan programar el trabajo, ofrecer una base objetiva para motivar la fuerza de trabajo y el desempeño, así como cotizar, evaluar y detectar áreas de oportunidad.
La medición se puede realizar a través de dos tipos de técnicas: la observación directa, la cual implica el  estudio de tiempos y muestreos de trabajo, y la observación indirecta en donde se analiza la información a través una base de datos. Con una medición adecuada y constante se mejora la supervisión y se nivelan los cargos de trabajo, es un apoyo para la elaboración de presupuestos y es la base para el establecimiento de sistemas de incentivos y su control.

También existen métodos de valoración, los cuales permiten definir el valor que tiene determinado puesto en una empresa, y por ende, permite definir la remuneración económica correspondiente. A través de este método se aplican criterios de comparación para conseguir una valoración interna, y se logra a través de un análisis de roles y competencias.

Existen dos formas de comparación, el método cualitativo y cuantitativo. En el método cuantitativo se consideran cuatro factores, los cuales son: requisitos físicos e intelectuales para ocupar el puesto,  la responsabilidad requerida (de acuerdo el manejo de información confidencial de la empresa) y las condiciones de trabajo. Se asigna una puntuación para cada uno y se hace la suma total.

Como ejemplo podemos mencionar que el puesto de un “Auxiliar contable”, requiere esfuerzo intelectual mayor, y un esfuerzo físico menor, además maneja información confidencial de la empresa cayendo en él una responsabilidad considerable, sus condiciones de trabajo son adecuadas, pues posee un escritorio y equipo de trabajo relativamente cómodos. A diferencia de una persona de “limpieza”, en donde la puntuación de esfuerzo físico es mayor, el intelectual y responsabilidad menor, y las condiciones de trabajo se consideran arriesgadas, por lo tanto tendría una puntuación mayor.

El método cualitativo se realiza a través de métodos de jerarquización, en donde se comparan los diferentes puestos trabajos sin descomponerlos en factores, ordenándose desde el más complejo hasta el menos.

Como pudimos ver, existen diferentes maneras de medir el trabajo realizado en una organización, lo importante es darle un valor, pero no sin antes definir claramente qué es lo que se espera del puesto, y qué requisitos solicitan de la persona que lo ocupará. Teniendo claro el objetivo y función de las herramientas, se logrará contar con la persona correcta en el puesto correcto, permitiéndole desarrollarse óptimamente, y trayendo beneficios tanto personales como para la organización.

Espero que esta información te haya sido de utilidad, me despido no sin antes recordarte siempre aprovechar al máximo la grandeza que hay en ti y en tu empresa, nos leemos en la próxima.

Lic. Sandra Vargas

Titular del departamento Comunicación y Desarrollo

Micarrera

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *