Comunicación asertiva: Frases que no debes utilizar en el trabajo

Tener una actitud prepotente o autoritaria trae como consecuencia una baja productividad, un clima laboral no adecuado, y una costosa rotación de personal.

Si buscas la motivación y entusiasmo en tu trabajo, la comunicación asertiva es una herramienta básica para lograrlo.

Algunas veces no obtenemos la respuesta que esperábamos de nuestros colaboradores y compañeros de trabajo. Cuando solicitamos algo, creemos haberlo dicho todo, pero olvidamos que muchas veces no está en el simplemente pedir, sino en la manera en la que lo hacemos.

A continuación enlistamos algunas frases que no se recomiendan utilizar en el ámbito laboral, y a su vez las frases por las que podemos reemplazarlas.

“¿Acaso no haces nada bien?” Si algo no salió como se esperaba, procura que tu compañero comprenda y reconozca su error. De esta manera, disminuye la probabilidad de volver a caer en el error y no afecta en su motivación. Sustitúyelo por: ¿Podemos revisarlo de nuevo y proponer una solución?

“Que sea la última vez que” El objetivo debe ser la mejora continua, no intimidar al colaborador. Sustitúyela por: “Requiero tu apoyo para evitar futuras fallas”

“Tienes suerte de trabajar aquí. En otros lados” No vale la pena la comparación, la cual bloquea el crecimiento y empuja al fracaso constante. Agradece al equipo su esfuerzo y hazle saber lo valiosas que son sus fallas y logros para la organización. Utiliza frases como: “Aprende de cada falla, y esto te permitirá ser mejor en tu posición” , “Tus actividades son tan importantes como las mías”,“Gracias por estar con nosotros”. 

“No es mi problema” Involucrarse en las fallas y logros como equipo de trabajo es lo primordial para salir adelante como organización. Exprésate en primera persona en plural: “Encontraremos una solución”, “Lo hemos logrado” “Vamos bien”.   

“Para eso te pago” Denota el interés por demostrar superioridad en lugar de verdadero liderazgo. Hacer creer al colaborador que es una propiedad, es la manera más viable par desmotivar e invitar a la carencia de respeto. Agradece el esfuerzo del equipo con frases como: “Tu trabajo es muy valioso para la organización, requerimos tu entusiasmo y trabajo para el alcance del éxito de la empresa”

“Así se han hecho siempre las cosas” Esta frase incita a lo obsoleto y la falta de innovación. Es importante escuchar a los colaboradores e invitarlos a proponer. Expón frases como: “¿Qué propones?” “Me gustaría conocer tu opinión, te escucho”.

“Aquí el que manda soy yo” Relacionado con la frase anterior, al exponer este tipo de comentarios, se cierra la posibilidad de cambios para bien de todos. Sustitúyelo por frases como: “Busquemos lo justo y benéfico para todos” “La opinión de todos es importante” “Se aceptan sugerencias”

No te olvides de las palabras mágicas: “Gracias”, “perdón”, “por favor”, y agregar frases motivadoras en tu día a día, algunos ejemplos: “Eres muy valioso” “Tienes razón”, “Sigue así”. El objetivo siempre debe ser reconocer el valor y esfuerzo de cada colaborador, pues a final de cuentas el capital humano es el que define el éxito o fracaso de una empresa.

 

1 Comment

  1. Rodrigo Raúl Pérez Hernández says:

    Excelente guía empresarial, gracias por publicar este tipo de material, son muy ilustrativos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *