Amor y odio al trabajo

Estudios afirman que México es de los países que tiene más profesionales insatisfechos, desafortunadamente son contados los trabajadores felices. Existe un alto porcentaje de personas que experimentan la infelicidad o frustración en su trabajo.

Sin embargo, hay diferentes estrategias y dinámicas que hacen que un trabajo resulte agradable. Lo principal es colocarse en el lugar idóneo haciendo lo que gusta, pues el resultado será un empleado feliz y por ende, una empresa exitosa.

A continuación te mostramos las razones más comunes por las que un empleado puede amar u odiar su trabajo.

¿Por qué amar tu trabajo?

  1. Estás haciendo lo que te gusta: Tus actividades te apasionan, no sientes tu trabajo como una carga, sino como algo que       permite tu desarrollo personal.
  2. Ambiente laboral satisfactorio: La relación con los compañeros de trabajo es saludable, hay espacios para pláticas y  convivencia agradable.
  3.  Oportunidad de crecimiento: Cuando se hace saber que hay posibilidades de obtener un mejor puesto es algo que motiva a cualquier empleado.
  4. Los líderes te motivan: No tienes jefes que imponen sino que ejemplifican la actitud y forma de trabajo que te ayudan a obtener mejores resultados.
  5. Sientes que te escuchan: Cuando se atienden las inquietudes del empleado, se logra una resolución de conflictos justa y satisfactoria.

¿Por qué odiar tu trabajo?

  1. Actividades monótonas: Cuando en un puesto de trabajo las actividades no son dinámicas y no se permite experimentar o poner el toque personal, el trabajo resulta tedioso y muy cansado.
  2. Ambiente laboral tóxico: Un trabajo donde la arrogancia, el egoísmo y los chismes son una constante, provoca en el empleado cansancio emocional.
  3. Jefes tóxicos: La prepotencia, falta de flexibilidad y un mal liderazgo, ocasionan empleados frustrados y con baja o nula motivación.
  4. No te sientes valorado como empleado: Cuando se considera que las actividades que se realizan no son importantes ni se premian los buenos resultados, la motivación baja.
  5. Los valores personales no van alineados con los de la empresa: Si al momento de contratar personal no se indaga en los intereses y valores que maneja una persona, el empleado no se sentirá satisfecho con la forma de trabajo, provocando rebeldía y falta de compromiso.

Las razones pueden variar, cada persona tiene intereses distintos, pero no es recomendable permanecer en un lugar que no brinde herramientas de crecimiento y no incentive al desarrollo personal.

En Micarrera.com el objetivo es colocar al personal en el lugar idóneo según aptitudes, valores y formas de trabajo, dando como resultado personas y empresas felices.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *